Cuaderno de Bitácora. “Nueva Tierra”

Año MMXVI. Dia XIII del quinto mes.

Lugar: alguna parte de la Tierra.

He visto necesario transcribir sobre mis aventuras. No son grandes proezas, ni largas travesías, pero son mis andanzas. Quiero escribirlas al mundo. Quiero que algún día alguien las lea y vea en ellas lo que yo no supe ver.

Hoy viajo solo. He salido de lo que llamo hogar, donde dejo mis cosas que valoro y donde cuelgo mi abrigo, y he ido en busqueda de lo que aquí llaman avión. Ese largo monstruo de metal que surca los cielos, ese aparato pesado que vuela, que hace que mis aviones de papel sean insignificantes a su lado. He ido antes a buscar otro transporte de metal, un transporte pequeño que me llevará al grande. No es  uno que vuela, no uno que navega, sino que va guiado. Metro, dicen los carteles.

Me he guiado por las señales. No me refiero a nada religioso, sino por los carteles que hay en la ciudad. He avistado la puerta, una puerta grande, que baja a las profundidades de la Tierra y que se come a las personas. Una vez dentro existian máquinas que escupian trozos de papel, papel que luego habia que introducir para adentrarse aún más en estos túneles del averno. En una especie de ritual pactado, seguí a las personas que llevaban sus pertenencias en maletas pensando que llegaría al artefacto de metal, y así  fue.

IMG-20160513-WA0000

Una vez allí, se escuchaba el chirriar de las vías, el sonido del viento por el túnel. Un rápido cacharro se acercaba por la oscuridad. La brujería es tal que no hay persona que lleve tal artefacto, sino que dicen las malas lenguas que es llevado desde lejos, donde una especie de mago de barba blanca debe de moverlo con soltura.

El “metro” abrió sus cientos de fauces y nos tragó sin mediar palabra. En poco tiempo, nos dejó en nuestro destino, y el mago volvió a mover el monstruo en sentido contrario. Aquí está parte de mi viaje, continuaré con valentía.

¡Oh, mi atrevido lector! , ¿qué  me deparará el futuro? ¿A qué nueva tierra me llevan los vientos de cambio?

En el viaje està el aprendizaje, y en el aprendizaje, mi meta.